Antecedentes

La investigación sobre el microbioma que rodea a los yanomami tomó protagonismo después de que se publicara un estudio de Clemente, et al. en 2015. El estudio afirmaba que las bacterias intestinales de una remota comunidad yanomami tenían la mayor diversidad observada en cualquier grupo humano. Los aldeanos nunca estuvieron expuestos a los efectos negativos de un estilo de vida occidental.

 

Un desequilibrio microbiano, o disbiosis, está vinculado a una serie de dolencias y enfermedades no transmisibles (por ejemplo, el síndrome del tazón irritable, la diabetes, la obesidad, etc.). Se supone que estas enfermedades no transmisibles esencialmente no existen entre las comunidades yanomami aisladas o con un impacto mínimo. Con el aumento de la tasa de transculturación y la adopción de estilos de vida occidentales entre los yanomami, se ha iniciado la carrera para estudiar y proteger su legado biológico antes de que se pierda para siempre.

Nuestro trabajo

El Proyecto Good apoya las investigaciones que evalúan sus parámetros de salud, dieta y actividad física. Uno de los principales objetivos es caracterizar y comparar el microbioma de las comunidades yanomami en varios niveles de impacto occidental. 

 

Cerrar la brecha de conocimiento en el vínculo entre el microbioma y la salud humana nos lleva un paso más cerca de comprender verdaderamente la enfermedad y la salud. Esta importante investigación no sólo beneficia a la humanidad en todo el mundo, sino que nos ayuda a comprender las consecuencias no deseadas de la transculturación entre los yanomami y las importantes medidas necesarias para proteger su robusto microbioma y sus estilos de vida tradicionales. 

TRANSPARENCIA
La investigación entre los yanomami ha tenido un pasado accidentado. La historia de los científicos que violaron los códigos de conducta ética dejó una cicatriz duradera en muchas comunidades yanomami. Muchos líderes yanomami siguen enojados y desconfían profundamente de los científicos. El diálogo transparente es un paso inicial para hacer frente a esas transgresiones pasadas cometidas por los científicos e investigadores. Dedicar todo el tiempo que sea necesario a los debates y responder pacientemente a todas sus preguntas nos permite desarrollar una relación transparente, abierta y honesta.


EDUCACIÓN
Se dedica mucho tiempo a explicar los antecedentes del vínculo entre la salud y el microbioma. Explicamos por qué esta investigación es importante para su salud y bienestar y por qué es única para los yanomami. Se realizan demostraciones para simular el proceso de muestreo y explicar cómo se utilizan los instrumentos y qué es lo que miden. El equipo da conferencias sobre las diversas prácticas de salud pública que pueden protegerlos de contraer enfermedades infecciosas.

INCLUSIÓN

El pueblo yanomami es fundamental para llevar a cabo los protocolos de investigación. Se convierten en parte del equipo de investigación participando como traductores, guías y asistentes de investigación. El equipo siempre responde a sus preguntas e inquietudes mientras los anima a participar. Enseñarles a utilizar diversos instrumentos como los glucómetros, los microscopios y los tensiómetros ayuda a crear una comprensión más profunda de nuestros objetivos de investigación y a desarrollar una atmósfera de inclusión y colaboración

 

RESPONSABILIDAD

Dado el aumento de los incidentes de enfermedades introducidas y los problemas de salud pública, existe una gran responsabilidad de proporcionar ayuda a las comunidades yanomami. Los medicamentos y suministros se traen y distribuyen bajo la supervisión del médico. Se llevan a cabo clínicas médicas para atender a los enfermos y heridos. Esto fortalece la relación con la comunidad mostrándoles que nos preocupamos por su salud y bienestar.