Antecedentes

Miles de familias yanomami han emigrado y se han asentado permanentemente a lo largo de los principales ríos del Alto Orinoco. Por consiguiente, los yanomami se enfrentan a una nueva serie de problemas de salud pública en relación con las enfermedades, la dieta y la nutrición, la higiene y el saneamiento. Estas comunidades son más vulnerables a enfermedades infecciosas como la tuberculosis, el paludismo y el sarampión. La introducción de alimentos proces ados como el arroz blanqueado y el azúcar refinado aumenta los riesgos para la salud, como el deterioro de la salud dental, la pérdida de diversidad microbiana, la diabetes y la obesidad. El aumento de la densidad de población en las aldeas suscita unaprofunda preocupaciónpor el aumento de la propagación de las infecciones transmisibles y la disminución de los servicios de saneamiento. El drástico aumento de pacientes yanomami en clínicas y hospitales ambulatorios crea conflictos interculturales y presión para el sistema de salud venezolano.

En 2006 se fundó la oficina de Salud Indígena en Venezuela como respuesta directa a las dificultades que presentan los hospitales para prestar una atención de calidad a los pacientes indígenas. Se trataba de un compromiso del Estado venezolano de satisfacer las necesidades de salud del pueblo yanomami y otras poblaciones indígenas. En 2009, el Ministerio de Salud venezolano creó programas de salud regionales como el Servicio de Atención y Orientación al Indígena (SAOI), el Plan de Salud Yanomami (PSY), el Proyecto Cacique Nigales.

 

Salud Indígena, una dependencia del Ministerio de Salud, proporciona atención médica especializada para los indígenas mediante la contratación de personal bilingüe, sensible a la cultura yanomami, y asistencia para navegar por el sistema nacional de salud.

Nuestro trabajo

El Proyecto Bueno apoya a las clínicas y programas de salud que brindan atención especializada al pueblo yanomami. Recursos como suministros médicos, medicinas y personal de apoyo se combinan para lograr nuestros objetivos comunes.

Entregamos mosquiteros al pueblo yanomami en un esfuerzo por prevenir la propagación del paludismo y otras enfermedades tropicales transmitidas por mosquitos y otros insectos. Además, se entregan microscopios en los puestos de salud ubicados en todo el territorio yanomami. La microscopía es la primera línea de diagnóstico para identificar parásitos en los frotis fecales y sanguíneos. También pueden utilizarse para educar a las comunidades yanomami en conocimientos básicos de microscopía, lo que les permite desempeñar un papel participativo junto con el personal médico. 

Apartado de correos 668

Bartonsville, Pennsylvania. 18321

EE.UU.

Un 501(c) 3 sin fines de lucro

EIN: 46-3975975